martes, 27 de octubre de 2015

postheadericon White God


El director israelí Ari Folman daba comienzo a su película de animación Vals con Bashir con una manada de perros furiosos recorriendo una desolada ciudad en busca del exsoldado que les asesinó para evitar que delataran la llegada de su pelotón a una aldea en el Líbano. Esta poderosa escena parece haber estado muy presente en la mente del director Kornél Mundruczó cuando rodó tanto el inicio como el tramo final de su película White God, ya que tanto temáticamente como a nivel de evocación ambas guardan una estrecha relación. En la cinta húngara, se plantea una fábula, un cuento en el que los animales prácticamente aparecen humanizados para hablar de mucho más que la relación del ser humano con la naturaleza.

Lili es una niña de trece años que se ve obligada a vivir con su padre durante una temporada porque su madre, con la que vive, debe viajar por motivos de trabajo. La chica no mantiene muy buena relación con su padre, ya que este es muy estricto e incluso cruel con ella. La tensa situación entre ambos no tarda en explotar cuando el padre abandona al perro de la chica, Hagen, para no tener que pagar las abusivas tasas que se han impuesto a todos los propietarios de perros de razas cruzadas. Las perreras se abarrotan y Hagen será el que encabezará la rebelión de los chuchos contra los seres humanos.
El Dios Blanco que da título a la cinta es el dios azteca Quetzalcoatl, en el que ya creía esta civilización antes de la llegada de los primeros colonos y que era representado como un hombre blanco con ropas blancas y barba. Según sus creencias, Quetzalcoatl es un dios creador, bajó a los infiernos para robar los huesos de las anteriores humanidades, pero tropezó y los rompió en fragmentos de distintos tamaños, dando así origen a las desigualdades existentes entre los hombres. De la misma forma, además de la visible crítica de White God hacia el trato que tiene el ser humano con la naturaleza, también existe una crítica social más profunda al racismo y la segregación. El Dios Blanco creó la desigualdad intrínseca al hombre, pero también es un dios redentor, y, de esta manera, la rebelión de los perros llevará a expiar la culpa de la raza humana.
White God posee imágenes realmente evocadoras y poéticas, y logra, por regla general, no caer en el ridículo con un tema tan resbaladizo como el que toma de partida, ya que parece una premisa solo apta para una película de animación. Sin embargo el resultado final no es tan satisfactorio como cabría imaginar, y pese a sus aciertos puntuales el conjunto deja mucho que desear, pues el argumento resulta bastante insustancial, el drama de cuento de hadas no termina de estar bien llevado, y la trama llega a volverse pesada.

Cameo edita exclusivamente en DVD esta película húngara que ha llamado considerablemente la atención de crítica y público en diferentes festivales de cine, y aunque carece de cualquier contenido extra la buena calidad de imagen y sonido justifican su compra.  

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen