lunes, 12 de octubre de 2015

postheadericon Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia


El personal y más que peculiar director sueco Roy Andersson es conocido a nivel internacional principalmente por su denominada “trilogía viva”, un título que no podría ir cargado con mayor ironía, ya que el extenso plantel de personajes que recorren las tres películas tienen como denominador común la falta de energía, como si se tratasen de unos zombies postmodernos en una cínica mirada hacia la sociedad actual. El esquema narrativo, o más bien antinarrativo, que desarrolla Andersson en sus obras es muy similar: breves capítulos que no guardan relación entre sí salvo por algunas excepciones, que vistos en su conjunto trazan una visión melancólica y crítica del mundo en el que vivimos, esto se amplía aún más al contemplar la trilogía fílmica al completo. Ya con Canciones del segundo piso y La comedia de la vida sentó las bases e intenciones de su obra, y es con Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia que cierra definitivamente este tríptico.


Aunque la cinta al completo está construida a través de múltiples episodios, tiene una línea argumental que recorre algunos de ellos consiguiendo cierta serialidad. Dos vendedores ambulantes de artículos de broma tratan de colocar su mercancía, la tristeza que desprenden y la sequedad con la que presentan sus productos consiguen quitarle cualquier atisbo cómico a la situación, por lo que no logran nunca su objetivo. A su alrededor irán encontrando personas tan cenicientas como ellos en diferentes situaciones a cada cual más absurda.

Ya el peculiar y extenso título de la película no deja asomo a duda de la ironía que va a impregnar a la cinta. La cínica mirada del director contempla un mundo absurdo al que le resulta imposible encontrarle algún sentido, y es así tal y como lo plasma. El humor marciano que esgrime Andersson es único, no resulta fácil conectar por completo con él, aunque sí que logrará extraer muchas sonrisas entre el público. Tomando como punto de partida situaciones y escenarios totalmente cotidianos, los zombies del director sueco se encontrarán y protagonizarán momentos desconcertantes en una crítica a una sociedad actual que se encuentra embrutecida e impasible. Si es cierto que puede llegar a resultar algo repetitiva en su estructura, en ocasiones cansina en su desarrollo, y además su humor llega a desgastarse por lo similar que resulta la gran mayoría de sus situaciones, Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia no deja de resultar interesante por lo peculiar que resulta el cine de su autor.


Como ya hizo con la segunda entrega de la “trilogía viva”, Cameo edita en DVD la película de Roy Andersson ganadora del León de Oro de Venecia sin ningún extra destacable, aunque con buena calidad de imagen y sonido.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen