lunes, 12 de octubre de 2015

postheadericon Citizenfour


Muchas son las obras cinematográficas que se han visto influenciadas por la sociedad post-11S. Resulta innegable que el atentado terrorista perpetrado contra las Torres Gemelas supuso un cambio importante dentro de la historia de los Estados Unidos y, por consiguiente, a nivel mundial. El excesivo recelo de los presidentes que han vivido esta etapa les ha llevado a intensificar por todos los medios la defensa interna del país, o quizá simplemente sea una excusa que enarbolan para poder justificar la apabullante represión de la que hacen objeto a sus ciudadanos y a los de otros muchos países, llegando incluso a atentar frontalmente contra los derechos fundamentales que posee cualquier ser humano. La documentalista Laura Poitras ha creado una trilogía que toma como hilo conductor central la férrea política post-11S, en sus dos primeras entregas (My Country, My Country y The Oath) trata la Guerra de Iraq y los horrores del campo de concentración de Guantánamo respectivamente, y en su tercera y conclusiva parte aborda las filtraciones realizadas por el informático Edward Snowden.


En Citizenfour, Poitras reconstruye pormenorizadamente los días en los que Snowden, dos periodistas y ella, encerrados en una habitación de un hotel de Hong Kong, dan a conocer al mundo entero la inquietante información clasificada a la que el joven había tenido acceso durante sus años como consultor en tecnología para la NSA. La cámara de la documentalista se convierte en testigo privilegiado de uno de los acontecimientos más importantes de la historia reciente, a través del cual se confirmó las sospechas de los más fatalistas acerca de la represión de la que hace objeto Estados Unidos al resto de países.

Citizenfour se plantea como si de una película de espionaje se tratase, como si su trama estuviese extraída directamente de las páginas de una novela de John Le Carré: la cita entre Poitras y Snowden en el hall del hotel con el cubo de Rubik como elemento para que se identifiquen, la desconexión del teléfono de la habitación para evitar que les espíen, la llegada del servicio secreto a la casa de la pareja de Snowden para interrogarla, estos acontecimientos y muchos más imbuyen al perplejo espectador en lo que parece una historia de ficción que roza lo irreal, solo que en esta ocasión todo lo que ocurre ante la cámara resulta estrictamente real. Todo aquello que desvela Snowden es muy accesible para cualquier espectador, la jerga ininteligible y el lenguaje técnico están fuera de este documental, por lo que el asombro y el desconcierto del público no deja de crecer a lo largo de sus casi dos horas de metraje. El documental es un contundente y escalofriante testimonio sobre la restricción de la libertad de expresión y la violación de la intimidad que, aunque cueste creerlo, nos afecta a todos sin excepción, es totalmente hipnótico y no dejará indiferente a nadie. Si hay algo que se le pueda achacar en su contra es que deja al espectador con ganas de profundizar más aún en la figura de Snowden y en toda la filtración que ha llevado a cabo.

Avalon edita exclusivamente en DVD el documental galardonado con el Oscar a Mejor Documental en la gala de 2015 sin ningún extra pero con una buena traducción y doblaje al español. Una buena oportunidad para disfrutar de uno de los mejores documentales de este año.  

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen