martes, 14 de abril de 2015

postheadericon Jim Jarmusch


Jim Jarmusch es uno de los máximos exponentes del cine independiente norteamericano, con una firme reputación que ha ido forjando desde la realización de su opera prima en 1980, Permanent Vacation, en la que ya dejaba sentadas las bases de las diversas derivas que tomaría a lo largo de toda su carrera. Tanto a nivel de contenido como de forma, su cine resulta ser muy reconocible y personal, construyendo una idiosincrasia propia, aunque también cumple con todos los clichés y estereotipos del cine independiente.

El tema principal que recorre la totalidad de su filmografía, ya sea en primer o en segundo término, es su propia visión de Norteamérica. Los Estados Unidos concebidos como una tierra de igualdad y de oportunidades quedan sepultados tras una amarga visión, en la que Jarmusch se acerca a los sectores más desfavorecidos, a los vividores y pobres diablos que haraganean para poder subsistir mediante estafas o trabajos poco o nada agradecidos. Lo cómico, absurdo y desconcertante se asimila como parte de la rutina urbana, y los peculiares personajes que recorren sus películas parecen estar contagiados de una locura intrínseca a Norteamérica; como sucede en Dead Man, que termina por desensibilizar a un cándido e inofensivo William Blake.


El personaje estereotípico de Jarmusch es un bala perdida que no termina de encajar en la sociedad a la que pertenece, nihilista y desencantado, vividor empedernido tan pesimista y derrotado que es incapaz de moverse ni tan siquiera para tratar de escapar de la propia espiral alienadora en la que se encuentra. Todo esto está ejemplificado en cintas como Down by Law o Stranger than Paradise. No obstante, pese a la cáustica visión del director, el humor siempre tiene cabida en sus cintas, llegando a impregnar algunas en gran medida. Más cosmopolitas y amables que las anteriormente comentadas son Noche en la tierra y Mistery Train, en las que también queda presente la impronta del realizador.

Pese a todo, la crítica que construye Jim Jarmusch a lo largo de su cine resulta un poco insustancial, y su visión algo repetitiva y pobre. Las películas anteriores, por lo general, no terminan de estar rematadas del todo, sino que parecen una creación incompleta que esboza y perfila algunas ideas sin llegar a plasmarlas de la forma más inteligente o interesante. Este juicio está, muy posiblemente, fuertemente influenciado por la perspectiva histórica, ya que la forma que da a sus cintas Jarmusch (el minimalismo y raquitismo estético) se ha repetido en la actualidad hasta la saciedad, y cuesta encontrar algo interesante que diferencie a este autor de la gran turba de directores independientes carentes de estilo propio.


Avalon edita en DVD un pack con seis de las más conocidas películas de este director, una buena forma de acercarse a Jarmusch a través de sus títulos más representativos y valorados por crítica y público.   

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen