jueves, 3 de abril de 2014

postheadericon Camille Claudel 1915


En Camille Claudel 1915 se dan cita tres nombres realmente interesantes. Por un lado tenemos a la magnífica actriz Juliette Binoche, quien se interesó de inmediato por el proyecto y aceptó todas las condiciones que el director le impuso, como actuar sin guión y sin maquillaje, imposiciones que por lo general no son del agrado de la actriz. Por otro se encuentra Bruno Dumont, un artista con voz propia y definida, con extraños y premiados títulos en su filmografía como Hors Satan. Y por último está la propia Camille Claudel, la escultora francesa amante de Rodin que terminó sus días en un sanatorio mental, aunque la figura histórica está desdibujada para que la propia Binoche aporte de sí misma y pueda dejar a un lado el personaje en sí.

Camille Claudel lleva dos años confinada en el sanatorio mental que está terminando de consumir lo poco que le queda de cordura. Cree apreciar un leve rayo de esperanza una vez se entera que su hermano va a pasar a visitarla, su oportunidad para hablar con él y conseguir escapar de su cárcel. Volcará en ello todas sus esperanzas, pero su hermano no parece que vaya a ceder a las súplicas de Camille.


En su último film, Dumont explora la decadencia de una mente brillante una vez despojada de su libertad creadora. El verdadero mal de la desdichada artista no radica en el hecho de encontrarse encerrada, sino en que aún conserva suficiente consciencia como para apreciar los horrores de su represión; en ocasiones recupera la consciencia y puede ver como deshace un puñado de barro cuando intenta darle forma y es incapaz, sus manos ya no le responden. Pero la traicionera esperanza se deja vislumbrar constantemente, como en la figura del hermano, Camille se ciega, está completamente convencida que accederá sin atisbo de duda a liberarla de sus grilletes, generándose cierto suspense, pero una vez conocemos a Paul sabemos que nada saldrá como la desdichada espera. Ese "tan cerca, pero tan lejos" constante es lo que termina por destruirla, pues las opciones de ser liberada resultan ser nulas, aunque por desgracia ella aún no lo sabe, no puede discernir lo obvio.

Juliette Binoche realiza uno de los más grandes papeles de su carrera al interpretar a la escultora que va perdiendo la cordura. La actriz estuvo en todo momento actuando en un verdadero centro psiquiátrico e interactuando con los verdaderos pacientes que allí residían. Se logra de esta forma un grado de espontaneidad y credibilidad muy alto, Binoche, al trabajar sin guión y con pocas indicaciones por parte del director se ve forzada a indagar en sí misma para poder sacar a flote el personaje, uno de los verdaderos objetivos según cuenta Dumont, que decía estar interesado por la actriz como persona, no como intérprete en sí.


Cameo edita únicamente en DVD esta interesantísima cinta del director francés Bruno Dumont con un mediometraje de Xavi Puebla cobre la artista y una breve aunque fructífera entrevista al director grabada durante el Festival de Cine de Sevilla.  

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen