miércoles, 10 de octubre de 2012

postheadericon Crítica cinematográfica: Life Aquatic


El director Wes Anderson ha creado un universo propio que se perpetúa a lo largo de toda su filmografía. El problema que muchos pueden encontrar es que es tan particular y extraño que en muchas ocasiones la película resulta inaccesible para un público que no esté familiarizado con su estilo o que simplemente no conecta con él. Entre sus mejores películas, y las más accesibles para todos los públicos se encuentran obras tan excelentes como Moonrise Kingdom o Fantástico Mr. Fox. Entre las más difíciles podemos encontrar Life Aquatic, pese a todo es fácil disfrutar de sus bondades y aciertos pese a que sigue siendo un divertimento imperfecto.

Steve Zissou es un conocido documentalista de fauna marina que acaba de perder a su mejor amigo, que fue devorado por un gran tiburón. Reúne a su particular grupo y emprende un nuevo viaje, en esta ocasión para acabar con la criatura. La aventura se irá complicado cada vez más para Zissou y su variopinta tripulación.


El corazón de Life Aquatic, y de una gran cantidad de películas de Anderson es sin duda alguna el excelente actor Bill Murray. Posiblemente el actor que mejor se maneja en el universo del director y que es capaz de conectar con ese lado patético y a la vez tremendamente tierno y divertido de los personajes que construye Wes Anderson. La admirable desenvoltura con la que se maneja Murray es admirable, y de esta forma surgen los momentos más divertidos y geniales de la película.

El director tiene un universo perfectamente perfilado, tanto en el guión como en la dirección. La situaciones absurdas se suceden una tras otra, mientras que formalmente la imagen tiene el constante sello Anderson, como ocurre cuando se nos muestra el barco completo cortado por la mitad de forma que vemos los camarotes como si de una casa de muñecas se tratase, los planes estáticos y silenciosos cuando quiere mostrar patetismo. En esta ocasión el carácter casi mágico y de cuento que llega a adquirir está respaldado por la peculiar animación que se esfuerza por parecer poco realista.

Life Aquatic no es una obra maestra como lo es Moonrise Kingdom pero tiene algo adictivo, es fresca y original, divertida y bien llevada. El regusto que permanece en nuestra memoria tras haber finalizado la película es agradable. La diversión y el patetismo se mezclan de una forma perfecta consiguiendo un más que aceptable resultado.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen