martes, 25 de septiembre de 2012

postheadericon El Crowdfunding: el nuevo pre-test del videojuego




Hace tiempo que el boom del crowdfunding ha atacado de manera bastante sorprendente a buena parte de la creación cultural a nivel mundial. Cortos imposibles, grupos de música inviables comercialmente o proyectos de videojuegos con mucha creatividad pero pocos recursos para hacerse han tenido su posibilidad en este tipo de plataformas.
El crowdfunding, el sistema de microfinanciación por parte de los usuarios, se ha convertido en una de las pocas vías para hacer realidad los sueños creativos o de desarrollo de muchos usuarios que han propuesto sus ideas a los demás. Pero… detrás de todo esto sigue habiendo elementos que no nos terminan de gustar, ya que no son todo lo limpios o “decentes”, por decirlo de alguna manera, ya que desvirtúan toda la filosofía de este sistema de financiación.
Toda esta parrafada que os estoy largando tiene que ver con uno de las noticias que más me han impactado en los últimos días respecto a este mundillo. La noticia que os comento trata sobre la presión de las editoras a que creara Obsidian un proyecto en Kickstarter y así conseguir la financiación necesaria para realizar el proyecto sin necesidad de invertir demasiado en ello. Además, Obsidian perdería todos los derechos sobre el juego y solo cobrarían una parte de los beneficios.

Como os habréis dado cuenta, esta noticia va más allá de la propia “poca vergüenza” que las editoras y distribuidoras tienen en ocasiones, demostrando muy poco respeto al propio desarrollador y al consumidor.
El crowdfunding no se ha creado para que los magnates de sombreros de copa, brandy y puros puedan seguir engordando sus bolsillos de la manera más barata y fácil posible, sino para poder llevar a cabo proyectos que de otra forma no serían posibles.
Internet desde hace ya bastantes años ha sabido ir madurando poco a poco, creando propuestas y situaciones en las que el propio usuario va pudiendo tener control sobre numerosas realidades: política, modelos culturales o incluso la propia ética. Intentar por parte de las grandes corporaciones o compañías entrar en este juego como espías camuflados, es más que un insulto a los miles de millones de personas que utilizamos este medio.
El sistema de financiación colectiva es un arma creada específicamente contra ese propio “Gran hermano” que controla los medios, ese gatekeeper que manipula la información para poder favorecerse a si mismo sin importar las consecuencias en los demás. Si dejamos o permitimos que este tipo de iniciativas consigan extenderse, proyectos como Kickstarter o Lánzanos quedarían simplemente como una mera anécdota de lo que un día fue y lo que pudo haber sido.
Desde estas líneas quiero hacer un llamamiento a todos aquellos lectores que tengan un mínimo interés en conseguir que esto no se desmorone: cuando vayas a financiar algo, piensa a quién estás ayudando y el porqué de haber elegido esa vía para hacerlo. Proyectos como conseguir que la revista Games Tribune se edite en papel o el fallido intento de conseguir financiación por esta vía por desarrolladoras como Gato Salvaje son el verdadero espíritu de todo este movimiento.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen