jueves, 26 de julio de 2012

postheadericon Crítica literaria: Noche salvaje




He de reconocer que siento una especial predilección por las novelas negras de Jim Thompson. Thompson es considerado uno de los tres grandes escritores de novela negra americana, junto a Dashiell Hammett y a Raymond Chandler. Como escritor posiblemente el mejor de todo ellos sea Chandler, pero en cuanto a las historias que cuenta Thompson es único, historias duras, sórdidas, violentas, descarnadas, sin la más mínima contemplación. Por supuesto, fuera de sus novelas, el propio autor es un personaje interesantísimo, era un escritor atormentado que desempeñó cientos de trabajos hasta terminar siendo escritor de novelas pulp, con serios problemas de alcoholismo. Los que lo conocieron decían que era una persona amable y buena, pero sus novelas parecen mostrar una ira, un odio y una misoginia latente y oculta. Noche salvaje es una de sus mejores obras.

Jake Winroy va a testimoniar en un juicio contra de una serie de personas importantes en cuanto a una estafa en las carreras de caballos. Nuestro protagonista es Carl Bigelow, un brutal asesino que aparenta mucha menor edad de la que realmente tiene, que ha sido contratado por el Hombre para acabar con Winroy haciendo que parezca un accidente. Lo que parecía un trabajo sencillo se complicará cuando Bigelow se hospede en la casa de su víctima y conozca a la atractiva señora Winroy y a su ama de casa, a la que le falta una pierna.


De las treinta novelas que escribió Thompson en unos escasos treinta y cinco años, su editor mantenía que Noche salvaje era la mejor de todas ellas. También hay que tener en cuenta que el mismo año en el que escribió esta obra, 1953, el escritor había realizado otros cuatro libros. Parece innegable que la mejor novela de Thompson es la obra maestra 1280 almas, aunque Noche salvaje se sigue manteniendo entre las mejores del autor, y eso tiene su mérito. En la obra de Thompson encontramos una serie de constantes que por supuesto se mantienen en la que nos ocupa. La inmensa mayoría están escritas en primera persona, y dicho narrador protagonista es un personaje sórdido y sin escrúpulos capaz de todo con tal de lograr sus mezquinos propósitos, incluso el utilizar bellas mujeres que realmente llegan a sentir algo por él, y por supuesto la violencia relatada de una forma cruda y contundente nunca puede faltar.


En Noche salvaje encontramos ciertos matices en torno a estas premisas. No solo está escrito en primera persona sino que además se dirige directamente al lector, para aumentar la incomodidad y la tensión de la lectura, todo se vuelve más cercano, y el lector se llega a sentir incómodo de ser el confidente de esta mente enferma. Pero pese a todo tenemos que tener cierta afinidad con el personaje, esta es conseguida a raíz de la ama de casa Ruth. La señora Winroy es hermosa, pero Carl tan solo la utiliza para sus fines personales, acercarse más al objetivo; mientras que Ruth, siendo poco agraciada, sí llama la atención del protagonista por compasión y porque se siente identificado con ella, pero será esa compasión la que lo acabe por perder. El final de Noche salvaje es absolutamente memorable. Alejándose un poco de lo que nos tiene acostumbrados, Thompson termina su novela con un carácter delirante y casi onírico, sin perder los tintes trágicos que siempre caracterizan los cierres de sus obras.

Todo aquel que aún no haya disfrutado de alguna de las excelentes novelas de Jim Thompson debería planteárselo muy seriamente y lanzarse a descubrir uno de los grandes escritores de la novela negra, y Noche salvaje sería un estupendo comienzo en este viaje. 

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen