martes, 3 de julio de 2012

postheadericon Crítica cinematográfica: Moonrise Kingdom



Wes Anderson guarda pocas películas en su filmografía, tan solo siete y unos tres cortometrajes, pero igualmente ha conseguido configurar su propio universo en el que deja su clara impronta a cada momento. Echando un vistazo a las películas que guarda en su haber encontramos cintas excelentes como es el caso de Fantástico Mr. Fox, divertida cinta de animación con un mensaje esperanzador para el cine contemporáneo. Pero también podemos encontrar otras como Viaje a Darjeeling que son un fiasco y un tropiezo en su carrera. En esta ocasión hablaremos de su último trabajo, Moonrise Kingdom, que por suerte podemos meter en el saco de Fantástico Mr. Fox.

Sam es un niño scout solitario que un día decide fugarse con la chica que le gusta, Suzy. El chico de doce años se escapa de los scouts sin que nadie se dé cuenta y la chica se escapa de su casa, dejando atrás a una familia que es incapaz de soportar. Cuando esto ocurra todo el mundo se pondrá en movimiento para poder encontrar a los dos prófugos.


Al igual que El árbol de la vida, Moonrise Kingdom está contada desde el punto de vista de un niño, pero para conseguir resultados muy distintos a los de la película de Malick. La historia que se nos cuenta no tiene nada de fantástico en un principio, pero el director consigue que todo sea contado como si de un cuento fantástico se tratase. De esta forma resulta paradójico que, estando en un cuento de hadas, Sam y Suzy se encuentren tan desesperanzados de su mundo. La chica no deja de leer literatura fantástica par evadirse del mundo aburrido de sus padres, y finalmente la evasión se hace total cuando ambos personajes huyen juntos.

Anderson comenta que quería contar una historia romántica entre dos niños, aquella que hubiese soñado tener con la chica más popular de su clase de la que estaba enamorado en secreto. El resultado es increíblemente entrañable, los dos personajes son muy tiernos, al igual que el fumador jefe de los scouts (Edward Norton), o el triste jefe de policías (Bruce Willis), o incluso los padres de la pobre Suzy, a los que incluso llegamos a comprender, pues están atrapados en un matrimonio que no funciona (Bill Murray y Frances McDormand). Por mucho que parezca por la premisa un dramón, Moonrise Kingdom es una dulce comedia divertida y muy humana.


Como ya comentábamos al principio, Wes Anderson deja su impronta característica en cada una de sus películas, y Moonrise Kigdom no es una excepción. La fotografía logra un colorido de cuento, en ocasiones incluso de ilustración, y la precisa simetría en la imagen que aparece de una forma constante a lo largo del film ayuda a esa extraña sensación que nos transmite. Acentuando ese carácter más de ilustración o pictórico, Anderson también recurre en muchas ocasiones a un travelling lateral que nos muestra todo el decorado y como los personajes interactúan entre sí en él, desde la casa de muñecas en la que viven los Bishop hasta el descampado en el que se encuentran los dos chicos. La idea del cuento para niños que ya tenía Fantástico Mr. Fox aún continúa en Moonrise Kingdom.

Divertida y tierna película que merece la pena ver sin duda alguna, resulta un soplo de aire fresco ante la, por lo general, horrible cartelera que se nos presenta este verano.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen