miércoles, 18 de abril de 2012

postheadericon Crítica cinematográfica: Horizontes lejanos



En la década de los años 50, más aún que en la de los 40, el western desarrolló su edad de oro. Grandes cambios acaecieron sobre este género y se reinventó e innovó a sí mismo. Entre los grandes autores de western no podemos olvidar el siempre genial John Ford, o Howard Hawks, que realizó una obra maestra en cada género, o el gran Anthony Mann, director de Horizontes lejanos.

James Stewart interpreta a Glyn McLyntock, un honrado pistolero que lleva a una caravana de agricultores a mejores tierras. Por el camino, Glyn salva la vida de Emerson Cole, un antiguo delincuente que ayuda a Glyn a quitarse de encima a algunos indios de encima, pero que parece no estar reformado del todo. Tiempo después, cuando Glyn está ya asentado con su caravana, se quedan sin provisiones para el invierno, y tiene que volver a una ciudad donde se vuelve a encontrar a Emerson. Cole no es de confianza, y en cualquier momento puede acabar traicionando a Glyn.



Lo que más nos sorprende al ver este film es la crudeza con la que representa ciertos aspectos. Por ejemplo, la violencia resulta especialmente dura y contundente en esta película. Cuando al inicio un grupo de indios ataca a la caravana, antes de que el ataque comience, casi sin previo aviso alguno, una flecha se incrusta contra el hombro de una de las delicadas chicas protagonistas. Las muertes, principalmente la de los indios, no están exentas de sangre. Apuñalamientos y tiros no se quedarán como meras anécdotas, y la sangre será algo común, como en el disparo que le descerrajan en la cara a Rock Hudson. Pese a todo estamos hablando de una película del 52, no son baños de sangre, pero ya un pequeño hilillo resulta impactante para la época de la que hablamos. Más terrible aún resulta un disparo que recibe un personaje en la cara, pero cuyas secuelas no alcanzamos a ver, tan solo una humareda y el cuerpo cayendo muerto.

En el cine clásico estamos acostumbrados a que el veterano y atractivo actor protagonista se lleve a la joven actriz. Es conocido el caso de Humphrey Bogart y Lauren Bacall, que no contento con ligársela en películas como El sueño eterno o Tener y no tener también acabó con ella fuera de las salas de cine. Pero por lo general esto a día de hoy resulta un poco desconcertante, como cuando la hermosa veinteañera de Río Bravo acaba con el ya cincuentón John Wayne. Esto queda retratado curiosamente en Horizontes lejanos. Está claro que a Glyn le atrae la joven Laura, pero no consigue que ella se fije en él. Cuando invita a bailar a la joven rubia, ella le dice una excelente frase que sintetiza todo esto: "estás muy bien para tu edad". Resulta muy curioso que se muestre claramente esa diferencia de edades, y que de por sí resulte un lastre para que el eterno galán termine con la chica.

En pocas palabras estamos hablando de un clásico del western completamente imprescindible, que pese a todo lo comentado anteriormente tiene el corte de los mejores western clásicos.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen