lunes, 30 de abril de 2012

postheadericon Crítica cinematográfica: El hombre que mató a Liberty Valance



Muchos críticos y entendidos califican a Centauros del desierto como el mejor western de la filmografía de John Ford, y como el mejor de la historia del cine. No cabe duda de la inmensa calidad de esta película, y de que ambos títulos podría tenérselos bien merecidos, pero aventurar una aseveración de este estilo con un cineasta que nos ha regalado santísimas obras maestras resulta algo arriesgado. Podemos encontrar films que rivalizan duramente en calidad con Centauros del desierto, como por el ejemplo la fantástica El hombre que mató a Liberty Valance.

Ransom Stoddard es un senador de los Estados Unidos que regresa a la ciudad de Shinbone para el entierro de un viejo amigo, Tom Doniphon. Estando allí le relata a un periodista la historia de cómo llegó a aquel pueblo en su juventud, como tuvo que hacerse un hueco manteniendo sus ideales, de su amistad con el fallecido y la verdadera historia del hombre que mató al malvado forajido Liberty Valance.


Claro ejemplo del western crepuscular, que habla desde el inicio de la propia extinción del género, el funeral de Doniphon es también el del western. El magnífico inicio nos muestra a Stoddard ya envejecido por el paso de los años llegando en tren, ese tren que ha supuesto la muerte del salvaje oeste tal y como lo conocíamos. En contraposición encontramos una vieja diligencia llena de polvo, sin caballos, almacenada de mala manera, que simboliza todo el imaginario que compartimos acerca del clásico western. Encontramos estas dos ideas enfrentadas también en los dos personajes principales: Stoddard y Doniphon. Stoddard representa el hombre que sabe manejar la palabra en lugar de las armas, inteligente, menos primitivo. Por el otro lado, Doniphon es el típico duro del oeste, que maneja con maestría su pistola y bastante más primitivo. De ahí que al final Doniphon esté muerto, al igual que el western clásico, mientras que Stoddard aún perdura, aunque bien se da cuenta de que pese a todo estaba anclado a su tiempo.

Las actuaciones tanto de James Stewart como de John Wayne haciendo de Stoddard y Doniphon respectivamente son soberbias. Wayne encasillado en su papel del tipo duro y Stewart de hombre corriente y defensor de los más desfavorecidos, que es capaz de sacar valor cuando es necesario y enfrentarse a las injusticias que en una tierra tan salvaje están a la orden del día. Lee Marvin interpreta al Liberty Valance del título, un terrible forajido que resulta aún más terrible por la cercano que se nos muestra, no es más que un matón, un infantil e inconsciente idiota que disfruta tan solo haciéndole la vida imposible a todo aquél que tiene cerca.

Ford consigue una de las películas más hermosas y líricas que se puedan haber realizado jamás. Un monumento funerario que el western se hace a sí mismo, llena de nostalgia hacia el pasado a la vez que apunta innovaciones hacia el futuro. Desde el inicio la autoconciencia de la película nos deja claro que habla directamente al espectador para contarle la muerte de un mito. Si tan solo pudiéramos quedarnos con cinco western de la historia del cine, sin lugar a dudas El hombre que mató a Liberty Valance se ganaría a pulso el puesto en esta lista. 

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen