martes, 21 de febrero de 2012

postheadericon Crítica literaria: El viaje de Mastorna



En la filmografía del gran director Federico Fellini podemos encontrar dos etapas diferenciadas. La primera llega hasta el 65 con Giulietta de los espíritus, en esta primera encontramos algunas diferencias, pero conforman un bloque más o menos compacto. La segunda comenzó en el 68 con la breve Toby Dammit, adaptación de un relato de Edgar Allan Poe. En esta segunda encontramos un ambiente mucho más mortuorio, fúnebre, y ¿esto a qué es debido? El punto de inflexión en su filmografía lo marca una película fantasma jamás realizada que tenía por título El viaje de Mastorna. La editorial BackList nos brinda la oportunidad de poder disfrutar del guión que escribió Fellini para la película que no llegó a ver en pantalla.

Guido Mastorna es un violoncelista que viaja en avión para encontrarse con su banda en Florencia, pero por desgracia, unas turbulencias les obligan a realizar un aterrizaje de emergencia en una ciudad desconocida y perdida de la mano de Dios. No tardará Guido en darse cuenta de que está muerto, y que todo lo que está experimentando es lo que les espera a todos los mortales después de morir. Mastorna tratará de regresar al mundo de los vivos, una consecución de hechos surrealistas nos muestran este extraño mundo y nos perfilan aún mejor el personaje protagonista.


Leyendo este guión no nos cabe la menor duda de que estamos ante el Fellini más puro, la irrealidad se muestra imperante aplastando la realidad, y el mundo de los sueños y de los espíritus invade la obra. El humor más negro se mezcla con escenas patéticas y con recurrentes recuerdos de la infancia. Mastorna bien parece una continuación del Guido de Ocho y medio. A lo largo de la obra nos topamos con cientos de peculiares personajes que son característicos del universo felliniano. El guión se lee como si se tratase de una novela, tiene un estilo muy literario y está totalmente terminado, salvo por una escena en concreto que el propio Fellini escribe que no le termina de convencer. Conociendo la obra del director no es difícil adivinar como realizaría ciertas escenas, algunas son descritas de tal forma que nos remiten a obras anteriores o posteriores del realizador.

Aún a día de hoy sigue siendo un misterio el porqué no llegó a realizar esta película. Parece ser que su productor era muy supersticioso, y cuando ya estaban a punto de empezar a rodar, con los decorados ya medio terminados y todo, el director estuvo al borde de la muerte por un grave problema de salud. Tras esto el director se negó a que se llevase a cabo. Otros cuentan que tuvo un sueño del que dedujo que si dirigía ese guión moriría. Tiempo después, en el 76, trató de retomar el proyecto, pero una vez más se canceló, algunos dicen que recibió una llamada tras la cual se negó nuevamente a terminarla, aún no se sabe qué le dijeron en esa llamada ni quién la realizó.

Desde este intento frustrado por llevar las aventuras de Mastorna al cine, Fellini ha desglosado las ideas que este film contendrían y las ha ido contando en sus siguientes películas, de ahí esta clara diferencia en el segundo periodo. El guión es absolutamente indispensable para todo aquél que ame el cine de Fellini y que desee conocer aún más sobre uno de los mejores realizadores de la historia del cine.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen