viernes, 11 de noviembre de 2011

postheadericon Crítica del Festival de Cine Europeo de Sevilla: Alps


¿Qué es lo que tiene Alps que resulta tan atractiva? Alps es la última película del director griego de la aclamada Canino, Giorgos Lanthimos. Es una película inclasificable, compleja y sin duda alguna es un filme de extremos, o la adoras o la detestas. La cinta se tambalea constantemente entre la estupidez sin sentido y la genialidad más lúcida, el problema es elegir hacia cual de los dos lados termina por decantarse.

Alps es una peculiar organización conformada por una serie de personas que prestan sus servicios a las familias que han perdido recientemente a un ser querido, dicho servicio consiste en hacerse pasar por el difunto un tiempo para que la pérdida resulte cada vez menos dolorosa. A partir de esta premisa seguimos de cerca a algunos de los miembros de dicho equipo, en especial a una enfermera nocturna.

Alps habla de la muerte, y también habla de la muerte en vida, del vacío que sufren en sus respectivas vidas los personajes. Ahí está la enfermera, que poco a poco termina por dejar de ser quien es, vacía su propia existencia y ahora no puede hacer otra cosa que interpretar los papeles que le han sido dados, cuando está con su padre intenta interpretar el papel de su esposa fallecida, y si no está ligando con el novio de una de las difuntas que ella actúa, o buscando el cariño de los padres de esta.

En un segundo plano, pero como un importante contrapunto con respecto a la enfermera encontramos a una joven gimnasta. No termina de encajar en este trabajo, y es capaz de llegar al intento de suicidio tan solo porque no le dejan bailar una coreografía. La protagonista sigue hacia delante, buscando su hueco en la vida aunque sea mimetizándose con los muertos, mientras que la joven rápidamente es capaz de buscar la solución más rápida al menor de los problemas.

Las actuaciones son frías y distantes aposta, para conseguir enfatizar aún más la sensación de ridiculez de todas las situaciones que se nos presentan, hasta el punto de que en muchas ocasiones es casi imposible contener la risa o la perplejidad ante lo que estamos viendo. El humor negrísimo inunda cada uno de sus fotogramas y el espectador no sabe si reír o llorar o simplemente permanecer perplejo.

No es una película fácil, ni mucho menos, necesita un tiempo para poder ser digerida correctamente, y posiblemente la primera impresión no sea la más acertada. Cuando terminé de verla casi me decantaba más por decir que era una chorrada, tras meditarla estoy seguro de poder ponerla entre las tres mejores del festival, junto a Shame y a The Artist. Deberán ustedes verla para poder opinar, y no existe el término medio, o es una genialidad o tan solo una absurdidad sin sentido alguno.

0 Comentarios:

ÚLTIMO PROGRAMA

Aquí tenéis el último podcast, el cual fue emitido el pasado lunes en la 89.6 FM en Radio Betis, si vives en Sevilla o por streaming en http://www.realbetisbalompie.es/multimedia

Síguenos!

Últimas reseñas

nombre-imagen nombre-imagen
nombre-imagen